Juego de luces y sombras

Juego de luces y sombras

A menudo la fotografía no suele llevarse bien con los grandes contrastes entre luces y sombras. Esta constituye una de las grandes diferencias entre la cámara y el ojo humano, que puede percibir con gran facilidad este tipo de contrastes tan llamativos. Sin embargo, es posible hasta cierto grado, aprovechar el claroscuro de algunas escenas de manera que potenciemos la fuerza de la fotografía en lugar de echarla a perder.

Primero que nada, tenemos que estar conscientes del grado de contraste que nuestro equipamiento permitirá. Toda cámara posee lo que se conoce como “rango dinámico”, el cual determinará el nivel de luces y sombras que podrá tolerar sin perder información que comprometa la calidad de las fotografías. Lamentablemente, tal como ocurre con el resto de las prestaciones que una cámara puede ofrecer, a mayor rango habrá mayor precio.

¿Qué hacer entonces si el rango dinámico de nuestra cámara no permite buenos niveles de claroscuro? Una opción que puede dar buenos resultados es el post-procesado mediante algún programa de edición (Photoshop, Lightroom, etc.). Este tipo de programas brindan la posibilidad de recuperar algunos detalles perdidos por el exceso de luz y/o de sombra. Sin embargo, no podremos abusar, ya que al generar información que en realidad la cámara no ha captado, estamos por así decirlo “emparchando” la imagen; y esto producirá consecuentemente el tan odiado “ruido”.

Por otro lado, si nuestra cámara lo permite, lo mejor será definir la velocidad de obturación y la apertura del diafragma manualmente, dejando de lado el modo automático. Asimismo, el modo matricial tampoco será lo más recomendable, ya que lo primero que hará la cámara en ese caso será medir el brillo de la luz ambiente de toda la escena, y ajustar sus parámetros al mismo - algo totalmente inconveniente para los sectores de penumbra. Si es posible, conviene utilizar el modo puntual, con el cual la cámara sólo medirá el brillo del sujeto a fotografiar, pero no la iluminación ambiental.

Jugando con la sobreexposicion y las sombras.

Jugando con la sobreexposicion y las sombras.

Y por último, algo que a muchos les ha servido es llevar la edición un poco más allá, implementando una técnica llamada High Dynamic Range (HDR). Esta consiste en tomar varias fotografías de una misma escena; algunas de ellas con los ajustes necesarios para obtener los detalles de las zonas iluminadas, y otras con los ajustes necesarios para que salgan bien las zonas en penumbra. Luego, en el post-procesado se fusionan las que hayan mejor hayan salido.

Claroscuro en el cementerio: La luz del sol contra un fondo lleno de nubes.

Claroscuro en el cementerio: La luz del sol contra un fondo lleno de nubes.

Esperamos haberos inspirado con estas ideas acerca de cómo fotografiar claroscuros. Observar algunos ejemplos también puede potenciar la inventiva… y el resto dependerá de su imaginación.

Referencias:



  1. bella on Jueves 16, 2010

    nice post,ty for sharing