Fotografía de Guillermo Lujik, tomada con balance de blancos automático y corregida posteriormente con Photoshop

El balance de blancos es un proceso por el cual se eliminan restos de color poco realistas, de manera que los objetos que aparecen en blanco en persona se vean realmente blancos en la foto. Veamos algunos detalles de este.

El balance de blancos apropiado debe tener en cuenta la “temperatura de color” de la fuente de luz, que se refiere al calor o frío relativos de la luz blanca. Nuestros ojos son muy buenos para juzgar aquello que es de color blanco bajo diferentes fuentes de luz en forma automática, pero las cámaras digitales suelen tener grandes dificultades para hacerlo de esta manera, pudiendo generar blancos con tinte azul, naranja, o hasta verdoso.

Incluso bajo condiciones lumínicas normales es posible que se generen estas variaciones. Esto suele ocurrir cuando la imagen ya de por sí posee  un exceso de calor o frío como característica propia. Por ejemplo, la foto debajo ilustra una situación en la que el tema es predominantemente rojo, y así la cámara interpreta esto como un tinte de color inducido por una fuente de luz cálida.  Luego, trata de compensarlo para que la tonalidad general de la toma resulte más cercana a la natural, pero al hacerlo genera un tinte azulado en las piedras.

Balance de blancos automático

Balance de blancos ajustado manualmente

Si bien en este motivo el resultado no es tan desagradable a nivel estético, hay casos en los que los resultados adversos se hacen mucho más notorios, como en el de la fotografía que ilustra esta entrada.

Por otro lado, el balance de blancos automático es a menudo más eficaz cuando la foto contiene al menos un elemento incoloro, blanco o brillante. Por supuesto, no sería bueno que cambies tu composición para incluir algo con esta característica - más bien ten en cuenta que su ausencia puede causar problemas si estás bajo esta función. Por ejemplo, sin el barco blanco en la imagen debajo, el balance de blancos automático hubiera elevado ligeramente la temperatura del color, haciendo la tonalidad general ligeramente más cálida.

Entender el balance de blancos digital puede ayudarte a evitar estos matices poco estéticos de color, mejorando así tus fotos en un amplio rango de condiciones de iluminación. Así que continúa investigando, ¡y comienza a ajustarlo tú mismo!

Fotografía del sitio Cambridge in Colour

Referencias:

http://www.cambridgeincolour.com/tutorials/white-balance.htm

http://www.xatakafoto.com/curso-de-fotografia/curso-de-fotografia-29-el-balance-de-blancos-introduccion