Un ejemplo: fotografía tomada por “Manfrotto”, con reflector de 120 cm. plateado a 50 cm. de la niña

Un ejemplo: fotografía tomada por “Manfrotto”, con reflector de 120 cm. plateado a 50 cm. de la niña

Puesto que la luz desempeña un rol tan importante en las tomas, los reflectores son uno de los principales aliados del fotógrafo profesional, especialmente a la hora de hacer sesiones de estudio, retratos, y macro-fotografía. En cualquiera de estos y otros casos, sus efectos son muy buscados, ya que básicamente aumentan el contraste en las áreas iluminadas y a la vez disminuyen las sombras molestas.

En muchos casos su uso hasta evita la utilización del flash, pudiendo así lograr tomas con una iluminación mucho menos forzada. Si bien los reflectores están hechos con materiales especialmente eficaces a la hora de refractar la luz, bien pueden fabricarse algunas versiones caseras en caso de no poder acceder a ellos. Pero para esto es importante saber cuáles son sus variedades, y qué uso se le da a cada una.

Los reflectores: aliados del fotógrafo profesional

Los reflectores: aliados del fotógrafo profesional

Por lo general el más conocido por todos es el reflector blanco. Este produce una luz suave, que lo hace ideal para rellenar algunas sombras en los retratos. Por ejemplo, si colocamos a nuestro modelo junto a una ventana la luz entrará de lado, seguramente produciendo sombras  bajo la nariz, los ojos y la mandíbula - sobre todo si la luz es muy fuerte. Colocando entonces un reflector blanco en el lado opuesto a la ventana, estas pueden atenuarse. Este también es el más fácil de fabricar en casa, ya que una cartulina o sábana blanca bien pueden imitar sus efectos.

El reflector dorado en cambio, da un matiz de cálido a la luz que refracta. Suele utilizarse en tomas al aire libre durante la primavera, para acentuar los rasgos característicos de esta colorida estación. A la hora de hacer retratos o sesiones de estudios, a veces se emplea para dar a la piel del modelo un sutil brillo a fin de hacerla más atractiva.

También tenemos el reflector plateado, que es el más refractante. Este ayudará a compensar la falta de focos cuando se requiera iluminación profesional, pudiendo cubrir el lugar de uno de estos.

Dentro de los de uso más específico también tenemos los de fuego solar, que poseen franjas doradas y plateadas. Esta combinación refleja fuertemente la luz, pero dándole un toque cálido. Similar a este es el reflector con efecto de luz solar, cuyas franjas plateadas son más anchas. Por lo general estos son muy utilizados en las fotografías de bodas.

Y por último tenemos el reflector negro, con un efecto totalmente opuesto: elimina los reflejos “absorbiendo” la luz. Este resulta especialmente útil al fotografiar superficies de cristal o plástico.

A aquellos que están dispuestos a hacer la inversión les agradará saber que por lo general vienen combinados (un tipo de reflector de un lado y otro tipo del otro) y que no necesariamente deben ser difíciles de llevar o guardar, puesto que vienen en diferentes tamaños.

Referencias:



  1. Javier on Jueves 18, 2010

    Buenísima explicación.
    Tu blog se va directo al lector de feeds.

  2. merypreiti on Jueves 18, 2010

    me alegro mucho! Gracias por el privilegio.
    Saludos
    Mery Preiti.

  3. Alex on Jueves 18, 2010

    y en exteriores como se utiliza?

  4. Victor on Jueves 18, 2010

    Después de mucho buscar y dudar, por fin una expicación, clara, precisa, sin ambigüedades y práctica. Muchas gracias.

  5. GILBERTO BOJACA on Jueves 18, 2010

    Buenas tardes, me encuentro en bogo ta, quisiera saber que costo tienen y/o un un teléfono de contacto